Cauto
@CautoRamone
En Murcia, a finales de los 80, un grupo de personas de las zonas del sur afectadas por el paso que se había construido sobre las vías del tren, comenzó una lucha pacífica para obtener una respuesta de las administraciones, formando la Plataforma Pro-Soterramiento. La reivindicación era única y muy clara: “El tren por abajo. Nosotros por arriba”. Entonces la Alta Velocidad aún quedaba lejos y los vecinos luchaban por el soterramiento de las vías ya existentes.
Los gobiernos hacían oídos sordos mientras hacían promesas a los barrios para soterrar el tren. Era la época de bonanza, luego llegaría la crisis y se caerían promesas y proyectos. Han visto pasar promesas incumplidas de tres alcaldes distintos, dos del PP y uno del PSOE.
En 2006 llegaron los primeros proyectos para traer el AVE a Murcia con la promesa de que se soterraría todo el sistema ferroviario, como pedía la plataforma. Todos los partidos, administraciones y plataformas de vecinos se pusieron de acuerdo y firmaron un convenio publicado en el Boletín Oficial de la Región de Murcia en el que se creaba un proyecto que contemplaba el soterramiento de todas las vías ferroviarias.
Pero en el año 2012 los planes del Gobierno cambiaron y el Ministerio de Fomento, siendo Ana Pastor la ministra, dijo que posiblemente el AVE llegaría sin soterramiento por falta de presupuesto. Al llegar en superficie se tendría que construir un muro de pantallas acústicas que partiría la ciudad en dos para aislar la zona hasta la estación de El Carmen (la estación de tren principal de Murcia). Los vecinos temían la instalación y tenían dudas sobre si existiría un paso para personas y vehículos durante la construcción.
La Plataforma empezó a volver a reunirse todos los martes en el paso a nivel de Santiago el Mayor (uno de los pueblos afectados por la construcción del muro) como protesta ante el cambio de planes. La Plataforma Pro-Soterramiento ha salido a la calle cada semana hasta el pasado 5 de septiembre de 2017, cuando los vecinos de las zonas afectadas vieron cómo el muro se instalaba frente a sus casas, mientras el ex Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, confirmaba que el AVE debería llegar a Murcia por arriba por una cuestión de costes para después soterrarlo por tramos al entrar en la ciudad.
Y ahí no quedó la cosa, porque en marzo de este año también se empezó a construir una pasarela de 52 escalones de subida y 52 de bajada por encima de las vías para atravesar el paso de las vías. Una total aberración si pensamos que eso es los que tendrían que subir y bajar los vecinos cada día y encima siendo la mayoría de ellos personas mayores. Así que la respuesta de los vecinos ante esto fue masiva.
Se empezaron a formar campamentos coincidiendo con las fiestas de la ciudad, se organizaron manifestaciones diarias aprovechando el seguimiento de la gente y la organización de la Plataforma Pro-Soterramiento comenzó una campaña para evitar, incluso con sus propias manos, que se construyera el muro del AVE que separaría durante un tiempo indeterminado, quizás para siempre, la ciudad.
Pero ayer, tras tanto tiempo luchando en la calle llegó la mejor noticia para los vecinos desde la Delegación del Gobierno en Murcia: el AVE llegará a la ciudad soterrado, además de desaparecer también de los planes el muro y la pasarela que iban a partir el barrio en dos. El AVE llegará en el segundo semestre de 2020 a ocho metros bajo tierra
Esta lucha vecinal incansable, donde hemos visto a personas de 80 años hacer sentadas frente al muro y negándose a levantarse ante las agresiones de la policía, ha conseguido el objetivo fundamental, que es que no conviertan nuestros barrios en un gueto, como han hecho siempre los gobiernos, aislar a los barrios humildes de la urbe mientras especulan con sus proyectos urbanísticos para enriquecerse y dejar a los barrios obreros marginados y cada vez más pobres.
De momento la plataforma seguirá en las calles porque, aunque se sienten esperanzados por este gran cambio, también son escépticos ya que el gobierno es experto en decir una cosa y luego hacer otra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here