Arturo Pablo Roda García

arturoroda14@gmail.com

Las Fake News son lo que se conoce en España como noticias falsas. El término se empezó a utilizar en la campaña de Trump para la presidencia de los Estados Unidos de América en el año 2016.

Las Fake News deben reunir dos características básicas: disponer de un objetivo claro, y adquirir una apariencia de noticia real; para que el lector confíe en lo que está leyendo y se lo crea. Este tipo de noticias se promueven con diversos objetivos: económicos o ideológicos. La gran mayoría de este tipo de noticias va en busca del rédito económico pero otras se elaboran con la intención de orientar a la opinión pública hacia una rama ideológica.

En España, la comunicación cambió en el año 2008 debido a la fuerte crisis económica que asoló el país. Las redacciones de los periódicos también sufrieron las consecuencias. El desplome de la publicidad, el principal soporte financiero, ha tenido un reflejo en el empleo (la facturación cayó un 39% entre 2007 y 2011 según la Asociación de la Prensa de Madrid (APM)).

Internet, que llevaba varios años en liza, ofrecía una nueva oportunidad para los medios de comunicación. Los diarios se lanzaron a la aventura del mundo digital. La realidad de la comunicación cambió, los medios tradicionales en papel dejaron de ser la principal fuente de información de los lectores. La entrada de las redes sociales precipitó este cambio. Internet dio origen a una sociedad acostumbrada a obtener la información de inmediato, y gratis. Desde ese momento, los medios de comunicación se convirtieron en esclavos de dos elementos básicos para el éxito de un medio online: la rapidez de ser el primero y la dictadura del clic.

Esta situación hizo que las Fake News adquirieran una mayor relevancia, ya que los periodistas de medios digitales se convirtieron en presos de la inmediatez y de obtener visitas. Cuanto mayor sea el tráfico por el medio y por su espacio, mayor será la rentabilidad que se obtendrá.

La aparición de las Fake News se ha traducido en un empeoramiento de la calidad periodística y del trato informativo que el profesional de la comunicación le otorga a la noticia. La necesidad de inmediatez niega a los periodistas la posibilidad de poder disponer del tiempo necesario para trabajar la información y contrastar las fuentes de la mejor manera posible. Esta situación provoca que determinados periodistas publiquen noticias, en algunos casos poco contrastadas, debido a que el tiempo del que disponen es insuficiente y esto amplía el campo de las Fake News.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here