Psycho

@GuillePsycho

“La salida del empleado tendría que ser más simple cuando la empresa lo necesite” afirmó ayer domingo el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) Juan Rosell. Afirmación que desató la ira en las redes sociales desde el momento en que fue pronunciada.

Y es que no es para menos, los obreros desde el comienzo de la crisis se han visto empobrecidos sus salarios y precarizado las condiciones laborales. Nos hemos acostumbrado a que empresas que ponen unas condiciones ruinosas a sus empleados tengan éxito, véase Glovo, Cabify o Uber entre otras. Y solo hay que ver el índice de desigualdad social que no hace más que dispararse.

El señor Rosell tiene suerte de encontrarse en un tiempo histórico en el que puede permitirse esas afirmaciones sin que el odio no sobre pase la tinta o los píxeles de una pantalla. Las organizaciones obreras hace mucho que perdieron la batalla por el pan y tienen buena culpa de que permitan a los patronos pavonearse de cómo aprietan el yugo al proletariado.

Si los sindicatos no nos defienden de estas agresiones verbales que se traducen en miedo y aliciente para recortar todavía más nuestros derechos y salarios, entonces ¿Quién lo hace?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here